Otra Crónica del Celsius 232

  • por

¡Ea, sean bienvenidos!

Primero un disclaimer por el título: me hubiera gustado crear esta entrada todavía con el Celsius a flor de piel, ni bien terminó (de hecho llevaba en un cuaderno anotando todo lo que ibamos haciendo durante el festival); pero tuve la suerte de seguir viajando por España durante unos días más. Esta pequeña demora produjo que esta no fuera una de las primeras crónicas, sino otra más después de varias ya muy bien logradas.

Cito algunas que he visto hasta ahora:

Hay muchas más, y sólo pasó poco tiempo desde que terminó el evento.

Esto demuestra lo que genera visitar el Festival Celsius232: inspiración y ganas de compartir, de colaborar, de producir.

Si todavía seguís leyendo y no tenés idea de lo que estoy hablando, desde el 11 al 14 de Julio de este año se dio en la ciudad de Avilés, en España, la séptima edición del llamado Festival Celsius 232. Un festival literario y de género; de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción. ¿Qué más se puede pedir?

Hace algunos años que lo conozco, probablemente desde la cuarta edición, y desde entonces es que tuve ganas de ir. Viviendo en Argentina lo sentía lejano, pero al mudarnos a Japón ese anhelo se fue convirtiendo en algo más cercano. Lo conversé entre correos de consulta con Gabriella Campbell, con la intención de conseguir vender mis novelas quería establecer nuevos contactos, y me dijo que para el género fantástico el Celsius era el lugar.

Lo hablé con mi esposa, que siempre me banca en todas las aventuras, y decidimos hacerlo este año. Y no me arrepiento: estuvo genial.

¿Si logré mi cometido inicial? Ya lo veremos.

11 de Julio: El Primer día

Descrito en un tweet el primer día fue:

«10 charlas vistas, 4 libros comprados, 3 libros dedicados, primera interacción en persona con gente que sigo hace años.»

Comenzó todo con la presentación de la revista Windumanoth, a quienes sigo desde que comenzaron; pero que sólo recientemente pude comprar. Una revista de género en papel y digital apoyada por los mismos fans desde su patreon, con un muy buen sitio que la soporta con novedades relacionadas.

Me crucé y saludé al @GeekFurioso y a @InfinitoAlex. Estuve en la presentación del libro Donde siempre es medianoche, que parece ser que ganó muchos premios. Conversé un rato con Virginia, una de las agradables cabezas de la Editorial Cerbero, y no pude dejar de comprar dos interesantísimos libros de bolsillo (Oculi Arboris, de Sofía Rhei y 36, de Nieves Delgado). Vimos la charla de Pablo Bueno, en la que presentaba La astucia del vencido, conclusión de una trilogía que promete mucho (con Pablo pude charlar recién al cuarto día, un tipo muy piola y agradable). Seguimos con la presentación del libro La física del universo Marvel, con un profesor de física muy sagaz y simpático, que dio para un entretenido debate y muchas risas. Y, antes de irnos a almorzar, cerramos con la presentación del libro Eroguro, que trata del movimiento cultural japonés con mucho gore y erotismo a lo largo del siglo XX.

Y esto fue sólo la mañana del primer día. Hablamos de unas tres horas, y consideren que me las tomé tranquilo.

Podría seguir así, enumerando, pero resultaría aburrido así que voy a tratar de resumirlo lo más que pueda. Lo cierto es que es mejor vivir esa vorágine de ir de acá para allá, de charlar con desconocidos de gustos afines, con autores que prometen y con los consagrados. Lo digo así para que la inversión vale la pena.

Para el cierre del día, después de más charlas, la perla fue que tuve la oportunidad de charlar, mientras me firmaban libros, con dos personas que admiro: José Antonio Cotrina y Gabriella Campbell (el primero me firmó mi preciado La canción secreta del mundo, y ambos los dos libros que compré de su saga juvenil de El día del dragón).

12 de Julio: La vorágine era sólo el principio

Para este entonces Twitter era una locura. Cada charla generaba conversaciones e intercambios como loco, aparecían seguidores o se perdían en el camino de la confusión entre tantas «persecuciones» ^_^.

El segundo día comenzó con todo, y con algo que me encanta: un taller literario, a cargo de la genial Campbell. Trató acerca de la autopublicación (un taller super interesante que da para otra entrada por sí sola). Le siguió un taller con Javier Miró (a quien seguía en twitter por ser partícipe de la revista Windumanoth, pero de quien desconocía su faceta tallerista en youtube) el cual se trató de la publicación tradicional, y la realización personal de reconocer los problemas del embudo novel (otro tema que merece entrada a parte).

Por la tarde,  hubo más charlas y presentaciones, entre las que destaco por sobre todas la de El humor en la literatura de género nacional (de España claro). Moderada por Pablo Bueno, ahí conocí a dos autores: Bandinnelli y Sergi Álvarez; a quienes, tras escuchar sus locuras sabias —¿o es sus sabidurías locas?— no pude evitar comprar sus libros. El tipazo de Bandinelli hasta me regaló otro durante la firma. Hay un video de la charla que @odo filmó que recomiendo ver, si tienen tiempo.

Para cerrar el día hasta pude intercambiar tarjetas con la talentosísima Libertad Delgado. Y conocernos personalmente con mi colega del sitio cosmere.es Marina Vidal, otro ilustradora de la hostia (ya antes del festival pudimos encontrarnos en Madrid con nuestra querida jefa, @Ysondra). Durante el festival tratamos de cruzarnos de nuevo para que me firme El informe monteverde de Lola Robles, ya que ella lo ilustró; pero no pudo.

Eso sí: una semana después tuvimos la revancha en la impresionante libreria Gigamesh en Barcelona.

13 de Julio: Espero que no se termine nunca

Comenzamos participando de otro talle de Gabriella, esta vez dedicándose a Terminar una novela. Hacía poco que había terminado el primer borrador de una, así que no estaba tan ansioso como con el anterior taller; pero lo cierto es que resultó de mucha ayuda (y explotó de gente). Le siguió el taller de Marketing con Ana González Duque (del sitio Marketing para escritores y administrador del grupo de facebook El Escritor Emprendedor), y la conocí personalmente tras el taller (hasta me firmó su libro El escritor emprendedor).

Por la tarde, entre más charlas y presentaciones, algunas relacionadas a videojuegos, una destacó para mí en particular: la de Tad Williams, autor, entre otras obras, de la serie Añoranzas y Pesares. Un tipo que inspiró a consagrados como G.R.R. Martin. Tad resultó ser super simpático y humilde.

14 de Julio: Y tenía que terminar, nomás

La mañana fueron varias presentaciones a las que asistimos, destacándose Guillem López con su libro El último sueño. Al finalizar la mañana, se dieron los premios Kelvin 505 del festival (en el sitio web pueden ver los ganadores). Lo que no aparece en el sitio son las tres nominaciones especiales que dieron los directores del festival, y que fueron para:

  • Elia Barceló (de España)
  • Mariana Enríquez (de Argentina)
  • Elisabetta Gnone (de Italia)

Cuando me enteré que Mariana era de Argentina, me sorprendió. Tardé en enterarme porque cuando se referían a ella lo hacían como «sudamericana» o «de Sudamérica», así que la tuve que googlear y me dí cuenta que era de mi país. Imáginense, mis amigos españoles, si los presentaran en otro país como «europeos». Es raro.

En fin… Volviendo al tema. Sinceramente, no la conocía: no la vi participar en ningún evento símil Celsius en Argentina (tenemos varios, de distinto calibres, como este encuentro o este otro evento). Después caí en quién era, y recordé algunas notas que me habían mencionado en mi familia; pero nada que me hubiera impactado. Pero ahí estaba, una argentina dando la nota en el festival. Ese mismo día había una charla de ella, así que decidí no perdérmela para conocerla mejor.

La charla de Mariana fue entretenida e interesante en varios aspectos, pero llegó un punto en el que le hicieron una pregunta de uno de los moderadores y directores del festival: ¿Qué nos estamos perdiendo de allá (de Argentina)?

Lo primero que se me vino a la mente, por el momento en que se daba la pregunta, por el festival en el que estaba participando, por el corazón de género fantástico, es que iba a decir Liliana Bodoc.

Liliana, que en paz descanse, falleció este año a los 60 años. Y representó una verdadera revolución para el género fantástico en nuestro país, y también en Latinoamérica (mucho más que Mariana, a mi humilde entender). Fue tal la revolución que incluso su Saga de los Confines ha sido traducida al japonés, al polaco, al inglés, entre otros. La edición al inglés cuenta con la recomendación de la enorme y querida Ursula K. Le Guin, y sé que ambas se profesaban admiración.

Creí que Mariana aprovecharía el momento para brindarle un homenaje, pero me equivoqué. Una pena.

El día cerraba con un sabor amargo, pero por suerte tuve la presentación de Aranzazu Serrano y su libro Neimhaim: El azor y los cuervos del genial sello Fantascy. Y también pude cruzarme con Pablo Bueno para que me firmara su libro Tres ojos de bruja, que tiene muy buena pinta.

Conclusión

No estoy seguro de si la cuenta es correcta (creo que anoté todo bien en mi bitácora de viaje), pero en total hemos ido a 31 charlas/presentaciones, 4 talleres, y me he pasado con 15 libros comprados (de los cuales pude firmar unos 7 u 8). Habré presenciado hablar a más de 50 autores, contando a ojo ^_^ (ver la lista completa del programa).

Contactos comerciales, per sé, no he conseguido mucho —al menos no como me imaginaba antes de ir—; pero sí mucha información acerca de editoriales independientes que desconocía por completo, así como vínculos un poco más estrechos con personas que sólo había hablado a través de twitter o email.

Fuera de esto, lo cierto es que fue reconfortante, inspirador, divertido. Toda una experiencia, de esas que quedan en la memoria. Si pensara en un consejo más por si quisieran visitar el festival les diría que tener a alguien cercano de España con el que puedan ir (más aún si es alguien afín al festival), alguien que los pueda hacer «entrar» al ambiente, mucho mejor.

Como perla, durante el viaje desde Avilés hacia nuestro siguiente destino, definí un plan anual con lo que debo terminar de hacer para el Celsius 2019. Lo dejo por acá para concentrar la energía suficiente:

Publicar la primera novela de una trilogía de fantasy juvenil (el Proyecto Legado, ya en camino el segundo borrador); publicar el Proyecto Babel también; escribir dos novelas cortas; terminar los primeros guiones para una serie de comics arcanepunk (el Proyecto Umbra); escribir el primer borrador de una antología de cuentos; y terminar el world building junto a la planificación del Proyecto Fénix (también conocido como El regreso de Mhoires ^_^).

Tengo que concentrarme para no perder el foco, porque estoy bastante manija por todos y cada uno. En tanto, para el comic todavía tenemos que buscar un socio artista con Damián (con quien lo estamos armando, creador del setting y juego de rol Aequitas); pero esperamos tener un guión sólido antes de salir a buscar a alguien y lanzarle un buen pitch.

Esto es todo. Habrá que ver si lo consigo, las ganas están; y habrá que ver si podemos repetir la visita el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image